Migración e Impunidad

08 de Agosto de 2017

Edgar Cortez

Las personas migrantes que transitan por México viven una historia de violencia e impunidad. 

La semana pasada la organización internacional Oficina en Washington para América Latina (WOLA por sus siglas en inglés), asociada con cuatro albergues para migrantes y dos organizaciones civiles mexicanas presentaron el informe: El Acceso a la Justicia para personas Migrantes en México. Un derecho que existe sólo en el papel (http://bit.ly/2vEuIXP). Este informe enfatiza, entre otros asuntos, los siguientes:

Sobre la migración en México existen al menos dos versiones. La oficial, que cuenta una realidad de respeto y protección de los derechos de las personas migrantes, y la que conocemos a través de las historias de violencia que viven los migrantes. El informe nos recuerda la distancia entre ambas y nos coloca al lado de las de personas que migran.

El informe resalta: Algunos problemas que encontramos en las respuestas de las autoridades son: no proporcionan la información solicitada, no existen criterios claros ni unánimes para clasificar los delitos en los diferentes estados, y en ocasiones no cuentan con información desagregada sobre violencia contra migrantes. Encontramos que las cifras oficiales fragmentan los delitos que sufren las personas migrantes entre diferentes estados y jurisdicciones…

El mismo documento enfatiza que las respuestas a las solicitudes de información también confirmaron que los datos oficiales sólo registran una parte de los delitos que sufren las personas migrantes y que frecuentemente se busca minimizar la gravedad de la violencia que enfrentan, además de que no se reflejan adecuadamente otros delitos más graves […] Y a pesar de que encontramos que el secuestro sigue siendo un delito recurrente, ello no se ve reflejado en dichas cifras…

Otro aspecto que destaca el informe es que la posibilidad de denunciar, resulta casi imposible para los migrantes.

El primer obstáculo que enfrentan las personas migrantes para acceder a la justicia es la dificultad para denunciar los delitos que han sufrido en México. Siete entidades federativas en México tienen fiscalías especializadas para investigar delitos locales en contra de personas migrantes: Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Campeche, Veracruz, Coahuila y Quintana Roo. La Unidad de Investigación de Delitos para Personas Migrantes de la PGR, que investiga delitos federales, se ubica en la Ciudad de México y a pesar de que la PGR tiene oficinas en todo el país, ni las autoridades federales ni las locales tienen presencia en muchos de los lugares donde ocurren los abusos contra migrantes, ni se han coordinado con la Unidad de Migrantes para ofrecer apoyo en la toma de denuncias.

El otro enorme obstáculo para los migrantes es la impunidad. Al respecto el informe señala que en pocas ocasiones las fiscalías locales han mostrado la voluntad de investigar los delitos denunciados por personas migrantes y sancionar a quienes los cometen. Aunque la titular de la UIDPM de la PGR sí muestra voluntad de investigar los casos, la burocracia y falta de comunicación dentro de la propia PGR, la falta de capacidades para investigar crímenes complejos donde la delincuencia organizada transnacional puede estar involucrada y la falta de recursos humanos limitan seriamente su capacidad investigativa.

El informe abunda. Para las organizaciones de defensa de los derechos de las personas migrantes no es sorpresa que no existan juicios o sentencias por delitos contra migrantes. Por varios años ya, las regiones de paso de migrantes han estado controladas por grupos de la delincuencia organizada, la mafia, quienes integran en su estructura a funcionarios públicos, algunos de ellos ubicados dentro de las corporaciones de seguridad pública o inclusive dentro de las procuradurías de justicia. En estas condiciones la impunidad por delitos cometidos contra personas migrantes es básicamente automática.

Frente a este duro panorama el informe propone una docena de recomendaciones.

La pregunta de fondo es si el gobierno mexicano quiere entender que la migración es el resultado de la desigualdad profundizada por la globalización o seguirá empecinado en creer que los migrantes son una caterva de delincuentes.


@EdgarCortezm

Imagen de portada: Migrantes haitianos en Tijuana, Baja California. | Foto: Christian Serna / Cuartoscuro.