Noticias Falsas

27 de Septiembre de 2017

Edgar Cortez

Fake news es un término usado actualmente para denominar las noticias falsas. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y su proclividad a este tipo de noticias, es el ejemplo más acabado; pero cada sociedad tiene sus propios mentirosos profesionales.

En nuestro caso fue la imaginaria historia de Frida Sofía, supuesta niña que sería rescatada de entre los escombros de la escuela Rébsamen en el sur de la ciudad de México, luego del sismo del 19 de septiembre. Los propaladores de la falsa noticia fueron un miembro de la Secretaría de Marina (SEMAR) y, de manera destacada, la empresa Televisa y la periodista Danielle Dithurbide.

La historia arranca el miércoles 20 de septiembre por la mañana cuando se informó que se había ubicado a una persona viva. Horas más tarde se empezó a tejer la historia. Que era una niña, que tenía unos 12 años, que se llamaba Frida Sofía, que junto a ella estaban otros dos cuerpos, que ya habían hablado con ella, que había tomado un poco de agua suministrada a través de una manguera, que se necesitan ciertas herramientas para rescatarla, que posiblemente en las próximas horas la rescatarían…

La mayoría de los medios difundió esta falsa historia pero Televisa se apropió de la misma y durante horas fue su tema. En su pantalla aparecía un reloj que indicaba las horas y minutos que llevaba el rescate de Frida Sofía.

Finalmente el jueves 21 la historia se mostró como lo que era, una completa mentira. No había tal niña bajo los escombros, no se llamaba Frida Sofía, nadie nunca habló con ella…

El mismo jueves por la tarde, el subsecretario de Marina, el Almirante Ángel Enrique Sarmiento Beltrán en conferencia de prensa, se disculpó diciendo: Queremos puntualizar que sobre la versión que se sacó con el nombre de una niña que no tenemos conocimiento. Nosotros nunca tuvimos conocimiento de esa versión.

Por su parte, la empresa Televisa y la periodista nunca reconocieron sus errores, ni asumieron la responsabilidad en la difusión de una mentira. Más bien trataron de responsabilizar a la Marina de lo sucedido.

La difusión de esta noticia nos obliga a realizarnos muchas preguntas y a responderlas críticamente. ¿Cuál es el compromiso de los medios con la verdad? ¿La veracidad tiene que ser mayor en momentos de crisis? ¿Cuánto podemos confiar en los medios? ¿Las empresas de comunicación pueden inventar historias para mantener el interés de los consumidores de información?

La impunidad tiene muchas caras. Hasta la fecha no hay consecuencia alguna para el subsecretario de Marina, para la empresa de comunicación y tampoco para la periodista. No olvidemos que la impunidad alienta que situaciones similares sucedan en repetidas ocasiones.


@EdgarCortezm

Imagen de Portada: Escuela Enrique Rébsamen. | Foto: Diego Simón Sánchez / Cuartoscuro.