Violencia Enfocada

28 de Noviembre de 2017

Edgar Cortez

La violencia está presente prácticamente en todo el país y afecta a buena parte de la sociedad, sin embargo, ciertos grupos sociales están resintiendo con mayor dureza esa violencia.

El número de homicidios sucedidos durante el mes de octubre, 2371, volvió a superar todo registro previo desde que se lleva este recuento.  El incremento también sucedió con otros delitos como el robo de autos, el secuestro, delitos sexuales, feminicidios y algunos más.

En medio de este ola de violencia se pueden identificar colectivos que resultan con una afectación mayor, como son médicos, maestros y ahora el personal de las comisiones estatales de derechos humanos.

En lo que toca a los médicos, tenemos el caso del doctor Blas Juan Godínez, quien el ocho de noviembre pasado fue sacado de su casa por un grupo de hombres no identificados en Gómez Farías, Chihuahua. Hasta la fecha no se sabe su paradero. Este doctor es director de una clínica regional de la Secretaría de Salud.

Casos como éste han sucedido en Guerrero, Michoacán, Zacatecas, Nayarit y Veracruz, entre otros estados. La mayoría de estos casos permanecen en la impunidad.

En cuanto a los maestros, en la zona de la montaña baja de Guerrero, unas 300 escuelas permanecen cerradas por amenazas de la delincuencia organizada en contra de los docentes. Lamentablemente no es la única región que enfrenta este tipo de problemática.

La semana pasada fue asesinado el Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Baja California Sur, Silvestre de la Toba, junto con su hijo, mientras que su esposa e hija fueron heridas. Toda la familia fue atacada por un grupo armado.

En la misma semana fue secuestrado un empleado de la Comisión Estadal de Derechos Humanos de Jalisco. Esta persona, afortunadamente, fue rescatada un par de días después.

Luego de sucedidos estos hechos, la Federación Mexicana de Organismos Públicos Defensores de Derechos Humanos -donde se agrupan la CNDH, las comisiones respectivas de los estados y la de la CDMX-, denunció que los titulares de las Comisiones estatales de Derechos Humanos de Sonora, Baja California, Oaxaca, Guerrero, Chihuahua, Tamaulipas, Veracruz, Quintana Roo y Zacatecas han sufrido diversos ataques y amenazas.

La misma Federación informó que, además de los titulares, personal de estas instituciones también han sido víctimas de amenazas y hostigamiento.

Llama la atención este incremento de la vulnerabilidad de los funcionarios y funcionarias que  integran estos organismos públicos; sobre todo porque nunca se han distinguido por incomodar al poder con su labor de protección de derechos humanos. De hecho los gobernadores intervienen para colocar en la titularidad de estas instituciones a  personas de su confianza y que actúen como una oficina más del Ejecutivo.

Buena parte del personal que las integran comparten una mentalidad y práctica similares.

Sin duda, hay información que indica un incremento del riesgo para este grupo, pero dada la carencia de investigaciones eficaces por parte de las Procuradurías y Fiscalías locales, no se dispone de elementos para saber el origen y propósito  de estos ataques.

La impunidad, realidad de la que estas comisiones estatales poco se han preocupado, ahora les toca y afecta.

Estas instituciones tienen la oportunidad de enfocar su trabajo para exigir que las instituciones de procuración de justicia, es decir aquellas que investigan delitos, esclarezcan estos ataques y  despejen la duda de si el origen es su trabajo en favor de los derechos humanos.

No lo hicieron antes por los derechos de los  ciudadanos, ojalá  ahora lo hagan por su propia seguridad e integridad.


@EdgarCortezm

Imagen de portada: Silvestre de la Toba Camacho. | Foto: El Informante.