Libertad de expresión bajo ataque

16 de Enero de 2018

Edgar Cortez

La libertad de expresión es un derecho humano indispensable para que las personas y la sociedad tomen decisiones informadas que coadyuven al bien común; sin embargo este derecho con frecuencia está bajo el asedio del poder.

El 10 de enero el portal de noticias Animal Político publicó una nota en donde daba cuenta que, de acuerdo con los informes de la Auditoria Superior de la Federación, ésta había presentado tres denuncias penales por malos manejos de 540 millones de pesos (http://bit.ly/2EHhhH2). La relevancia de la información estaba en que el presunto mal manejo sucedió cuando Rosario Robles y José Antonio Meade estuvieron al frente de la Secretaria de Desarrollo Social.

Al día siguiente el equipo del precandidato del PRI a la presidencia de la República hizo llegar a la dirección de Animal Político una carta con supuestas aclaraciones (http://bit.ly/2Dc0mjE) y la siguiente advertencia:

“[…] se considera que el contenido de la nota referida supera por mucho el derecho a la libertad de expresión con que cuentan los gobernados en un Estado de Derecho, vulnerando la esfera jurídica de terceros, en el caso, los derechos de José Antonio Meade Kuribreña, pues lo ahí manifestado constituye una injuria gratuita a su persona, es por ello que se valorará emprender las acciones legales en contra del portal de noticias que publicó la nota y en contra del autor de la misma”.

A esta amenaza, el director de Animal Político respondió, reiterando que la nota retomaba información contenida en los mismos informes de la Auditoria Superior de la Federación (ASF) y en las acciones legales emprendidas por la misma (http://bit.ly/2Dc0mjE).

Los términos de la confrontación están claros. Un equipo de periodistas que hacen trabajo de investigación y denuncian, de forma sustentada, la corrupción de políticos y de sus partidos. En el otro extremo están estos políticos, que confiados en la impunidad prevaleciente, hostigan a los periodistas y los amenazan con acciones legales que pueden resultar largas y sumamente agobiantes.

El fiel de la balanza muy probablemente puede ser la ciudadanía. Pero para tener ese rol, las ciudadanas y ciudadanos debemos apoyar a estos periodistas, respaldar su trabajo y exigir que se les deje de hostigar. Por otro lado, tenemos que seguir exigiendo que las instituciones administrativas y de justicia hagan su trabajo y determinen la responsabilidad de cada funcionario.

Para que tal cosa suceda debemos seguir pugnando para que el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) se integre plenamente y empiece a mostrar resultados. Igualmente tenemos que exigir, lo más pronto posible, que contemos con una #FiscalíaQueSirva.


@EdgarCortezm

Foto de portada: PRI.