El Gobierno Federal carece de una estrategia de Derechos Humanos

30 de Enero de 2018

Edgar Cortez

El gobierno del presidente Peña Nieto empezó y terminará su administración sin contar con una estrategia de derechos humanos.

El pasado 25 de enero se reunieron la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO) y el actual secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida. El tema fue derechos humanos, razón por la que también participaron el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y el presidente de la Federación Mexicano de Organismos Públicos de Derechos (FMOPDH), donde se agrupan la totalidad de las comisiones estatales de derechos humanos (http://bit.ly/2GmqohY).

En esa reunión el secretario ofreció que este año se rompería el número de recomendaciones cumplidas por parte de los gobiernos. Que apoyarían a las Comisiones de derechos humanos para que tuvieran suficientes recursos y también cuenten con seguridad para realizar su trabajo.

El mismo secretario señaló que tenemos un sistema de protección de derechos humanos robusto pero se dijo dispuesto a mejorarlo.

Revisemos críticamente estos puntos. El secretario Navarrete mencionó orgulloso el hecho que contemos con 31 comisiones estatales de derechos humanos, la de la Ciudad de México y la CNDH. En total 33 organismos públicos encargados de proteger los derechos humanos.

Si por “sistema robusto” se entiende el gran número de comisiones encargadas de cuidar de los derechos humanos se podría considerar una afirmación correcta; pero si por robusto se entiende efectivo, la afirmación es mentirosa. El secretario de Gobernación olvida que la mayoría de las comisiones estatales de derechos humanos funcionan como una oficina más de los gobernadores en turno.

Por ejemplo, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal apenas va saliendo de una época oscura en donde su anterior titular, Perla Gómez, trabajó para proteger al gobierno de Miguel Ángel Mancera. Actualmente, para premiar esa docilidad, el Jefe de Gobierno la promueve para ser una de las jueces que deben combatir la corrupción en la Ciudad de México. En palabras coloquiales, se pone a los ratones a cuidar el queso.

Llama la atención que el secretario de Gobernación ofrezca ayuda para que simplemente se cumpla la ley. Desde junio de 2010, a raíz de la reforma constitucional de derechos humanos, quedó establecida la autonomía de las comisiones de derechos humanos en los estados pero en la mayoría de los casos eso no ha sucedido y el gobierno federal no ha manifestado mayor reparo.

Esa misma autonomía supone que los gobernadores no condicionen el presupuesto de las comisiones estatales de derechos humanos. En la realidad eso no sucede. Los gobernadores tratan a los titulares de las Comisiones estatales de derechos humanos como sus subordinados y los presupuestos son un un premio o castigo que depende de la docilidad de sus titulares.

No hay que olvidar que a esta reunión le precede el homicidio del titular de la Comisión de Derechos Humanos de Baja California Sur en noviembre pasado. No hay duda que asegurar la protección para las titulares de la comisión de derechos humanos de cualquier estado es importante, pero de fondo el asunto es la protección de la totalidad de la ciudadanía y para eso no hay propuesta alguna.

Por último el secretario Navarrete ofreció que durante 2018 se buscará cumplir con el mayor número de recomendaciones realizadas por la CNDH y las comisiones estatales. De nueva cuenta, lo que se ofrece es cumplir la ley, pues de acuerdo con el artículo primero constitucional todas las autoridades están obligadas a respetar, proteger y garantizar los derechos humanos.

No hay nada nuevo. Simplemente se insiste que se cumplirá la ley. Durante años, a pesar de la existencia de la obligación, no ha sucedido. Entonces, ¿por qué ahora será diferente?

No hay que perder de vista que la primera acción del nuevo secretario fue despedir a todos los funcionarios de primer nivel de la SEGOB, e instalar nuevos funcionarios provenientes de la Secretaría del Trabajo.

Si consideramos que a esta administración le quedan diez meses y a eso le sumamos que los nuevos funcionarios apenas están aprendiendo sus nuevas tareas, podemos afirmar que a lo que viene este nuevo secretario es a operar la elección en favor del PRI.


@EdgarCortezm