Empeora Corrupción en México y en el Mundo

27 de Febrero de 2018

Edgar Cortez

A pesar del creciente número de casos de corrupción en México, la situación no mejora sino por el contrario empeora.

La organización Transparencia Internacional presentó, el pasado 21 de febrero, el Índice de Percepción de Corrupción 2017 (http://bit.ly/2BJaDBF, en el cual México fue colocado en lugar 135 de 180 países, con una calificación de 29 en una escalada de 0 a 100. En el año 2015 aparecimos en este mismo reporte en el lugar 95, lo que significa que en tres años hemos caído 40 lugares.

Transparencia Internacional además enfatiza lo siguiente: A pesar de los esfuerzos por combatir la corrupción en el mundo, la mayoría de los países están avanzando con demasiada lentitud. Aunque detener la corrupción lleva tiempo, en los últimos seis años numerosos países han conseguido progresos mínimos o nulos. Un análisis más detenido de los resultados del índice arroja un dato aún más alarmante: los países donde son más frágiles las garantías para la prensa y las organizaciones no gubernamentales (ONG) en general presentan también los peores índices de corrupción.

Este incremento de la percepción sobre la corrupción en México proviene de lo  que sucede en la realidad.

En la actualidad más de una docena de gobernadores están en la cárcel o bajo investigación por casos de corrupción. Entre estos destaca Javier Duarte.

De acuerdo con el informe especial Fiscalización Superior Federal al Estado de Veracruz(http://bit.ly/2ChkC2z), durante el periodo 2011 – 2016, Javier Duarte posiblemente desvió unos 61 mil millones de pesos, para lo  cual recurrió a prácticas como las empresas fantasma, retención de subsidios destinados a los municipios, falta de comprobación de gastos realizados, simulación de devolución de recursos no ejercidos y un largo etcétera.

En lo que toca a miembros del gobierno federal, en los últimos días se ha revelado que Rosario Robles, Secretaria de Desarrollo Urbano (SEDATU) y anteriormente de Desarrollo Social, pudo desviar más de  cinco mil millones de pesos recurriendo a empresas fantasmas en ambas secretarias.

Lo común a estos casos, y a muchos otros similares, es que no son investigados efectivamente por la Procuraduría General de la República (PGR) y permanecen en la  impunidad. Lo que seguramente alentará a otros funcionarios a superar estos desfalcos millonarios.

El origen está en que la PGR, así como  las Fiscalías o Procuradurías estatales, dependen de los Ejecutivos –Presidente de la República o Gobernadores- y entonces investigan según convenga a estos políticos y sus camarillas y no en función del interés común.

El Índice de Percepción de Corrupción 2017 señala que otro factor relacionado con la corrupción es que las ONG’s y los periodistas enfrenten altos riesgos para realizar su trabajo. Realidad dolorosamente palpable en México.

En 2016 fueron asesinados 12 periodistas en el país y la gran mayoría de los casos permanecen en la  impunidad. En apenas dos meses de 2018 ya sumamos cuatro comunicadores asesinados.

La violencia contra los periodistas, seguida de impunidad, tiene como consecuencia la autocensura y abandono de temas como la corrupción. Lo que termina favoreciendo a los corruptos.

Este constante deterioro de la situación en el país no cesará en tanto la ciudadanía no siga trabajando para que sucedan los cambios indispensables para combatir la impunidad y la corrupción. Ésta es una tarea ciudadana y lo único que no podemos hacer es claudicar.


@EdgarCortezm

Foto de portada: Auditoría Superior de la Federación.