Derechos Humanos ausentes en precampañas

13 de Marzo de 2018

Edgar Cortez

Aunque formalmente aún no inicia la campaña electoral para la presidencia de la república, desde diciembre hemos escuchado muchos discursos e innumerables promocionales que sólo hablan de candidatos y partidos políticos.

Sin embargo en estos casi cuatro meses de campañas electorales de facto, ninguno de los candidatos y candidata a la presidencia han dicho una palabra respecto de los derechos humanos y menos alguna pista de qué proponen para asegurar que estos se respeten y cumplan efectivamente.

Las más de treinta y tres mil personas desaparecidas no son parte de sus preocupaciones. A quien sea el presidente o presidenta de la República le tocará implementar las medidas que están previstas en la Ley General de Desaparición Forzada. Dado el silencio no parece que tengan clara conciencia de esa tarea.

La tortura sigue siendo un serio problema y existen un buen número de recomendaciones, tanto de la ONU como del Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que están pendientes de cumplir. Tampoco este asunto ha merecido atención por parte de los candidatos.

Algo similar se puede señalar respecto de los homicidios de periodistas. Desde el año dos mil y hasta febrero pasado, de acuerdo con la organización Artículo 19, se contabilizan 114 periodistas asesinados, 105 hombres y 9 mujeres (http://bit.ly/2Hp6wKP).

Prácticamente la totalidad de estos homicidios permanecen en la impunidad. Pero para los candidatos y candidata no representa una preocupación significativa.

Los feminicidios hace veinte años se identificaban como una problemática que tocaba a Ciudad Juárez. En la actualidad es una plaga mortal en contra de las mujeres de buena parte del país, pero tampoco hay manifestaciones de preocupaciones de quienes aspiran a gobernar el país.

En el país existen un gran número de megaproyectos –minas, carreteras, proyectos turísticos, etc.- que despojan de sus territorios y recursos naturales a las comunidades, principalmente indígenas. Pero esta realidad de violencia tampoco inquieta a los aspirantes a presidir el país.

La lista puede ser mucho más extensa, pero baste como ejemplo de los graves problemas de derechos humanos que existen en el país. Lamentablemente hasta ahora sólo ha existido silencio por parte de quienes participan en las campañas electorales.

El artículo primero de la constitución establece con toda claridad que todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad.

¿En qué momento los candidatos y candidata tomarán en serio esta obligación y manifestarán qué se proponen hacer para que los derechos humanos se conviertan en realidad para todas las personas y colectivos que formamos parte de este país?


@EdgarCortezm

Foto de portada: Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez.