Campañas Políticas y Sociedad Civil

03 de Abril de 2018

Edgar Cortez

En los hechos desde diciembre el país se encuentra en campaña, aunque formalmente apenas el pasado 30 de marzo iniciaron las numerosas campañas para elegir la presidencia de la República, el próximo Congreso federal (Senado y Cámara de Diputados), nueve gubernaturas y la jefatura de la Ciudad de México, casi mil diputaciones locales y más de 1600 ayuntamientos.

El arranque de las campañas puso en claro lo que nos espera. Millones de promocionales en donde cada candidato ofrece resolver de manera mágica cualquier problema pero sin decir nunca cómo sucederá ese milagro. También nos espera la distancia existente entre los políticos y la sociedad. La muestra es que mientras parte de la sociedad participaba de los ritos religiosos de la Semana Santa y otra buena porción estaba de vacaciones, algunos candidatos iniciaron su campaña sin importar lo que hacían los ciudadanos y las ciudadanas.

Por este tipo de prácticas buena parte de la ciudadanía vive las campañas como un martirio y no como oportunidad del debate para encontrar las mejores soluciones para los problemas del país, de los estados y municipios.

En cierta medida las campañas políticas generan algún grado de distorsión de la vida ordinaria. Al menos esto sucede con la sociedad civil organizada. ¿Pero quién es este actor social?

Podemos decir de manera muy sencilla que la sociedad civil son los diversos grupos de personas, que asumiendo su rol de ciudadanos, realizan acciones en torno a una causa para incidir en el ámbito público. Ejemplo de esto son las organizaciones que se dedican a promover y defender alguno de los derechos humanos: derechos de las mujeres, de las personas LGBTTI, de las personas desparecidas y sus familias, etc.

En Guanajuato una expresión de lo que llamamos sociedad civil es el Centro de Derechos Humanos “Victoria Diez, A. C. (http://bit.ly/2pVOoly), así como la organización feminista Las Libres, A. C. (http://bit.ly/2J9py9E).

Como mencionaba anteriormente las campañas electorales generan ciertas distorsiones y eso alcanza la relación entre sociedad civil y candidatos así como con los partidos políticos.

Una manifestación de lo anterior fue la alianza realizada por la organización política Ahora y la Coalición por México al Frente, que postula a Ricardo Anaya como candidato a la presidencia de la República. Este candidato incluso afirmó que esta alianza representaba la ciudadanización de por México al Frente.

Emilio Álvarez Icaza es el dirigente de la organización política Ahora que originalmente se creó para ser una alternativa política electoral que se diferenciaría de los partidos políticos. Álvarez Icaza fue parte de iniciativas civiles durante la década de los noventa pero a partir de 1999 optó por ser funcionario público, primero como consejero electoral en el DF, luego como presidente de la Comisión de Derechos Humanos y más tarde como funcionario de una instancia internacional de gobiernos como es la Organización de Estados Americanos. En otras palabras, Emilio es un “burócrata de los derechos humanos”.

Como ya decíamos la organización Ahora se proponía claramente distinguirse de los partidos y tratar de construir una alternativa diferente para la ciudadanía, pero a fin de cuentas abandonaron esa posibilidad para sumarse  a la propuesta hecha y controlada por algunos partidos políticos.

Por tanto esta alianza no significa la ciudadanización de la Coalición por México al Frente sino la partidización de una organización que quiso ser ciudadana.

Este suceso refleja que los partidos políticos tratarán de ganarse a las organizaciones civiles para aparentar ser ciudadanas o, al menos, sensibles a los reclamos que provienen de esta parte de la sociedad.

Mientras tanto a las organizaciones civiles les toca el reto de seguir interpelando a la clase política, seguir exigiendo soluciones concretas los problemas de violencia e inseguridad, la enorme desigualdad, así como la corrupción e impunidad que agobia al país.

El reto supone ser igual de críticos con quienes aspiran a dirigir el país y que nuestra interpelación sea relevante y obligue a que se ofrezca alguna respuesta. Lo peor que puede pasar es que la sociedad civil organizada sea un actor irrelevante.


@EdgarCortezm

Imagen de portada: Emilio Álvarez Icaza. | Foto: SomosMass99.