Audiencia ante la CIDH por los derechos de las personas mayores

08 de Mayo de 2018

Edgar Cortez

Ayer arrancó un nuevo periodo de audiencias ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en esta ocasión en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana (http://bit.ly/2HYOCzh).

En lo que se refiera a México son cuatro las audiencia. La primera fue sobre la situación de derechos económicos, sociales y culturales de las personas mayores en México. La segunda sobre la situación de defensores de víctimas de tortura en México y la tercera sobre la desaparición de Lilia García Andrade sucedida en ciudad Juárez en 2001. Estas audiencias se realizaron durante el lunes 7 de mayo.

La cuarta, que se realiza el día de hoy, será para actualizar los avances en los trabajos del Mecanismo Especial de Seguimiento del caso Ayotzinapa.

Vale mencionar que la CIDH es uno de los órganos creados para vigilar el cumplimiento, por parte de los países del continente, de los compromisos adquiridos al sumarse a la Convención Americana sobre Derechos Humanos (http://bit.ly/2wfID7W). El otro mecanismo es la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

En estas audiencias se puede abordar una temática relativa a derechos humanos que abarque un país, una región o la totalidad del continente, pero también pueden versar sobre casos específicos de violaciones a los derechos humanos.

Ahora me voy a referir a la primera de las audiencias en cual se trató la situación de derechos económicos, sociales y culturales de las personas mayores en México.

De acuerdo con el derechos internacional de los derechos humanos se considera a una persona, persona mayor a partir de contar con 60 años o más. En México estas personas, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Población (CONAPO), eran cerca de trece millones en 2017. Para 2030 se proyecta que serán 22 millones y para 2050 alcanzarán la cifra de 36 millones. Como se puede ver se actualiza la inversión de la pirámide poblacional, cada vez menos niños y jóvenes y más personas mayores.

El crecimiento de esta parte de la población en México, no ha dado lugar a políticas públicas con enfoque de derechos humanos, lo que existe de manera mayoritaria es una visión de asistencia hacia las personas mayores. “Pobres viejitos, hay que ayudarlos”.

Esta realidad de envejecimiento de la población es tanto regional como mundial. Por esta razón la Organización de Estados Americanos (OEA) adoptó en 2015 la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos de las Humanos de las Personas Mayores (http://bit.ly/2rpN3Dw)  y la misma entró en vigor en 2017.

A la fecha México no se ha adherido a esta convención. La razón fundamental es que cumplir con los derechos humanos de las personas mayores supondría destinar significativos recursos públicos a tal propósito. Este es el argumento que ha sostenido la Secretaria de Hacienda y que tiene detenido que México se comprometa con la Convención y, sobre todo, empiece a desarrollar las políticas públicas necesarias para que las personas mayores dejen de ser objeto de caridad y pasen a ser personas que pueden ejercer sus derechos.

En esta audiencia participaron la Red de Adultos Mayores y el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, mientras que por parte del gobierno mexicano estuvieron representantes de la Secretaría de Relaciones Exteriores, la Secretaría de Gobernación y  así como un funcionario del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM).

Las representantes de sociedad civil presentaron datos sobre la discriminación y la mala situación en que vive la mayoría de las personas mayores a causa de la falta de políticas públicas que garantices los derechos de esta parte de la sociedad.

La respuesta oficial fue que tenemos una ley al respecto y luego una lista de programas que atiende a las personas mayores.

Esta postura oficial fue cuestionada por las organizaciones señalando que esos programas en muchos casos no tienen enfoque de derechos humanos y además son inconexos.

La petición de las organizaciones civiles fue que la CIDH exhorte a México para que se adhiera lo más pronto posible a esta convención.

La respuesta oficial es que están haciendo los estudios para evaluar el impacto presupuestal que tendría cumplir las obligaciones contendidas en la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

Lo que olvidaron decir las autoridades es que han pasado un par de años en consulta y no hay una decisión al respecto.

Esperemos que esta audiencia permita, que lo más pronto posible, México se adhiera a esta convención, y arranquemos en la construcción de las políticas públicas que hagan posible que las personas mayores ejerzan sus derechos y tenga una vejez diga, activa y plena.


@EdgarCortezm

Foto de portada: Pixabay.