Nicaragua: Vuelta a la Dictadura

27 de Julio de 2018

Edgar Cortez

Nicaragua fue durante la década de los setenta y principios de los ochentas una promesa de cambio social y político para América Latina. Ahora, tristemente, este país pasa por un fuerte conflicto social para quitarse la opresión de una nueva dictadura.

Durante cuarenta años Nicaragua fue controlada por la dictadura de la familia Somoza. Esa enorme opresión dio lugar al levantamiento armado del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Esa revolución triunfó el 19 de julio de 1979 con la oferta de transformar Nicaragua bajo un proyecto socialista.

Luego del triunfo de la revolución se desató una enorme solidaridad proveniente de América Latina y otras partes del mundo, expresada en una formidable ayuda de muchas personas, quienes viajaron a Nicaragua para participar en las brigadas de alfabetización y de corte de café. Era la oportunidad de erradicar el analfabetismo y no dejar que sucumbiera la economía de ese país.

Durante esos años se manifestó la abierta oposición a ese intento de cambio del gobierno norteamericano de Ronald Reagan, quien promovió y financió la contra revolución en Nicaragua.

El enorme esfuerzo de la Revolución Sandinista duró poco más de una década. En 1990 el FSLN fue derrotado en las elecciones, teniendo que dar paso a un gobierno de todas las expresiones políticas contrarias a la revolución.

Durante 16 años el Frente Sandinista fue oposición y hasta el 2006 es que logra ganar de nueva cuenta el gobierno. El candidato ganador fue Daniel Ortega.

A partir de entonces Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, fueron tomando el control total de gobierno, al grado que en la elección de 2016 el primero fue candidato a la presidencia y ella a la vicepresidencia.

La actual crisis en Nicaragua arrancó el 18 de abril pasado, momento en que entró en vigor una reforma a la seguridad social, incrementando las cuotas y estableciendo la cotización perpetua. A pesar de que esta reforma fue cancelada, durante tres meses se han mantenido numerosas protestas de muy diversos sectores, entre los que destacan los jóvenes.

Durante los últimos días se ha dado una dura confrontación entre integrantes del FSLN y habitantes del pueblo de Masaya. Uno de los pueblos icónicos de la revolución en contra de la dictadura de los Somoza.

A la fecha se reportan 350 personas muertas durante el conflicto, varios fracasos de intentos de diálogo entre el gobierno y actores sociales que mantienen viva la protesta.

La exigencia de buena parte de la sociedad nicaragüense es la renuncia de la pareja presidencial y que se convoque a elecciones anticipadas. La respuesta del gobierno es que no renunciará y acusa de golpista al movimiento de protesta.

Tal parece que el conflicto no concluirá pronto sino que se extenderá y quien sabe cuántas vidas más costará. Duele constatar que lo que ayer fueron promesas de mejores sociedades, hoy son dictaduras que se aferran al poder a costa del sufrimiento de su pueblo.


@EdgarCortezm

Imagen de portada: Noticieros Televisa