Violencia Sin Control

07 de Agosto de 2018

Edgar Cortez

La violencia avasalla a quienes vivimos en el país y el gobierno del presidente Peña Nieto parece que ya claudicó por completo.

La semana pasada el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presentó las cifras de homicidios registrados en 2017: 31,174. Esta cifra supera, por 26.9%, a la de 2016 cuando se registraron 23,953 homicidios. El año pasado supera incluso a 2011 que había sido el peor año en cuanto a homicidios pues entonces se cometieron 27,213.

Si la comparación se hace por el número de homicidios cometidos por cada 100 mil habitantes los resultados son un promedio de 25 en 2017, que supera el promedio de 24 del año 2011.

Esta desastrosa tendencia sigue al alza pues de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública el índice de violencia durante los primeros seis meses del año creció 15%, lo que apunta a que 2018 será peor año que 2017. Lo que significaría, además, un incremento constante durante cuatro años.

Frente a esta curva ascendente no hay novedad alguna en la actuación del actual gobierno. Éste reitera que lo que sucede es el resultado de reacomodos, rupturas y nuevas alianzas entre los principales carteles que se disputan las plazas. Siguen con los operativos reactivos y los aparatosos anuncios de nuevas detenciones de “muy peligrosos”, capos.

No hay duda el gobierno del presidente Peña Nieto fracasó estrepitosamente en cuanto a seguridad se refiere. El país está sumido en una ola de violencia y el 1 de diciembre lo va a entregar en las perores circunstancias posibles.

Frente a este desastre, ¿qué hará el gobierno de López Obrador?

A la fecha lo que conocemos son diversas ideas enunciadas por los personajes que serán parte del próximo gobierno. La ministra en retiro, Olga Sánchez Cordero, habla de la legalización de la mariguana. Alfonso Durazo propone la creación del Guardia Nacional. Alejandro Encinas asegura que habrá una comisión de investigación, que no de la verdad, para el caso Ayotzinapa. Loretta Ortiz organiza los foros de consulta para la pacificación.

A decir verdad, no se perfila lo que podría considerarse una estrategia para enfrentar la violencia y ofrecer una vida segura y tranquila para la población.

Es necesario que el equipo de López Obrador se dé tiempo para poner en común todas sus ideas, estudiar experiencias otras regiones del mundo, escuchar a expertos así como a la sociedad civil y acordar cuáles serán las prioridades.

Ojalá que el nuevo gobierno reflexione, elija y planee una estrategia novedosa.


@EdgarCortezm

Foto de portada: Pixabay.