RIP para la PGR

28 de Agosto de 2018

Edgar Cortez

La impunidad campea por todo el país y la justicia es un producto bastante escaso.

En las últimas semanas, la ciudadanía ha recibido dos muy malas noticias en lo que toca a la justicia.

La primera fue la exoneración de Elba Esther Gordillo, defenestrada dirigente sindical de los maestros. En este caso, luego de más de cinco años en la cárcel, la maestra fue absuelta de los delitos de lavado de dinero, delincuencia organizada y defraudación fiscal.

La razón de este final fue que la Procuraduría General de la República (PGR) no fue capaz de construir una acusación consistente y fundada, lo que a fin de cuentas dio al traste con el asunto.

La segunda mala noticia se produjo en el caso de Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, donde la misma PGR en el último minuto del tiempo con el que contaba, sólo pudo acusarlo por asociación delictuosa, abandonando la acusación de delincuencia organizada. De nueva cuenta se constata una institución ineficaz.

Junto a estos dos escandalosos casos, aparecen muchos más. De acuerdo con una investigación periodística presentada en el portal Animal Político, la Procuraduría General de la República (PGR) no esclarece los homicidios en México. En los últimos ocho años, la dependencia inició o atrajo la investigación de más de 400 homicidios en el país, pero en ese mismo plazo sólo cerró dos casos con sentencias condenatorias (http://bit.ly/2oaBBdF).

Entonces lo sucedido en el caso de Elba Esther como en el de Javier Duarte no es una excepción sino una regla. Y es el resultado de un muy largo proceso donde el uso político de la justicia, para beneficiar a los afines y atacar a los opositores, nos ha llevado a una institución que cada vez está más lejos del reclamo ciudadano de combate a la impunidad y la corrupción.

La PGR se ha convertido en una institución caduca y urgida de un cambio, el cual no puede ser cosmético sino realmente de fondo.

Un elemento de ese cambio tendría que ser la instauración de un servicio profesional de carrera mediante el cual el nivel de desempeño y su evaluación sea lo que determine la permanencia, ascenso y salida de la institución.

El modelo PGR parece agotado y requerimos edificar otra institución. Ojalá que pronto se empiece con esta tarea.


@EdgarCortezm

Foto de portada: Procuraduría General de la República.